Archivo para hip hop

“Hacemos Hip Hop con identidad propia” .

Posted in entrevista, musica with tags , , , , on junio 29, 2008 by Desperdicio

Entrevista a Malena D’Alessio

…Imágenes de pueblos, baños de sangre (hambre) / las guerras de la bestia reflejos de un miserable / el sable entraba por la espalda, la daga / es el verdugo trabajando en otra ejecución macabra / sonrisa demoníaca, mortal, letal, nociva / la sonrisa de George Bush, un genocida… (La Sonrisa Macabra, AMM)

Actitud Maria Marta vino para cantar en la Cumbre de los Pueblos. El trío argentino habló de política, música y cultura latinoamericana, y mezcló el hip hop gaucho (de por sí mezclado con dance hall, tango y otros) con sonidos tradicionales de varias partes de Latinoamérica. Ni bien subieron al escenario, Malena, Pastrana y Fleitas no dejaron de imponer su presencia tanto por imagen, como porque se despacharon con todo a favor de la Cumbre de los Pueblos y en contra del neoliberalismo.

Antes que Malena también regrese a tierras gauchas (las 2 Karen ya se habían ido), logré conversar con ella. Convencida que la música es una forma de transformar la sociedad, se mantiene firme en su lenguaje directo y su apoyo a las causas venezolana y boliviana. “Preferimos apoyar algo concreto, aun a riesgo de equivocarme, que seguir con las grandes palabras, que nunca se materializan en nada”. Su discurso no es casual. Es hija de un montonero desaparecido por la dictadura de Videla; además es miembro de HIJOS, agrupación de hijos de desaparecidos que ha hecho público el silencio de la generación que creció sin sus viejos. Me regaló su disco autopirateado y comenzamos a hablar. La entrevista casi me cuesta la vida (por asfixia comiendo un helado) y debería achicarla pero como esto no es un periódico y varios amigos me han pedido que cuelgue la versión más completa que pueda, me cago en el word count.

Jona: Cómo deciden participar en la Cumbre de los Pueblos?
Malena: En realidad es la segunda cumbre en la que participamos, la primera fue en Mar de Plata. Nos hicieron la invitación cuando estábamos en un festival que se llama “América Libre” en Republica Dominicana, un festival centrado más en el hip hop pero con un tinte social y político. Yo estaba muy entusiasmada en conocer Perú que es un lugar que tenía ilusión de conocer hace muchos años por su historia y su cultura. Por otro lado, estamos de acuerdo con lo que se planteó y nos parece genial que ante las hipócritas Cumbres que se hacen a nivel internacional haya una respuesta que haya cobrado tanta trascendencia.

J: Es distinto hablar de comunidades indígenas en la Cumbre que se hizo en Viena que hacerlo ahora en Latinoamérica
M: Y más en Perú. Creo que Perú, Bolivia y México es donde la cultura se mantiene más viva, latente, presente y emana de los poros de la ciudad misma. Lo que más me sirvió de esta Cumbre es aprender. Estuve viendo, escuchando y aprendí mucho de toda la historia, la cultura ancestral que se entrelaza con el tema social. Es un momento histórico muy importante por todos los proyectos políticos que han surgido de la lucha y compromiso de los pueblos con su historia. Proyectos que eran impensables hace un par de décadas.

J: ¿Cómo se refleja eso en la música?
M: En el caso del hip hop es muy notable. En Latinoamérica, al principio había una suerte de imitación de lo que escuchábamos y veíamos, todos queríamos vestirnos como los raperos norteamericanos. En los últimos tiempos eso ha cambiado. Ahora hay un hip hop que se hace con una identidad mucho más propia, hay rap que se hace en aymara. Hay una cuestión vanguardista a nivel cultural. Es el último eslabón de la música negra.
En EEUU hay una especie de conspiración mediática contra el hip hop de contenido social. Ahora lo que se difunde es un hip hop más conocido como “Blin blin”, que reivindica en forma casi ridícula y payasesca los grandes autos, las cadenas de oro, los afroamericanos que se volvieron ricos haciendo hip hop. Eso no significa que subterráneamente no estén pasando otras cosas. Como respuesta a eso ha surgido un movimiento de rap cada vez más fuerte. Sencillamente, hablando nuestra realidad.

J: Tú dijiste en uno de los conciertos que venías más como “compañera” que como “artista invitada”
M: A mi eso del rol de artista me da a veces un poco de vergüenza. Empezar a hacer hip hop fue una necesidad de expresarme con esa fuerza que tiene el hip hop. Nunca me sentí así como una artista. En otras culturas, cantar, bailar y con la calidad que lo hacen es propio de la vida misma, de lo cotidiano. En esta cultura, el que hace eso pasa a ser un artista. La música tiene un rol muy importante en esta época. Es una de las maneras más efectivas para invitar a comprometerse, siempre que esté hecho con calidad porque el ejemplo de lo que uno podría tener de música comprometida es un poco panfletaria y creo que eso no logra el efecto. Compromiso tiene que ver con asumir una responsabilidad en la historia y no simplemente quedarse protestando de afuera.

J: ¿Cómo entraste a la política?
M: A la política no es que entro. Justamente a eso hay que tratar de desmitificar. Nunca milité en un partido. Milité en una agrupación de derechos humanos que se llama H.I.J.O.S. También podría decir que con mi grupo milito porque participamos en muchos eventos como la Cumbre de los Pueblos, los Foros, desde que empezó el grupo participamos apoyando distintos reclamos. De hecho creo que la música como militancia en este momento puede ser mucho más efectiva que una militancia partidaria. Igual me parece muy valorable cualquier tipo de militancia que esté hecha de buena fe y de amor, porque me parece que detrás de las militancias hay un sentimiento de amor al prójimo. Creo que durante muchos años, hubieron muchos jóvenes como en Argentina el caso de los revolucionarios de los años 60 y 70 que entregaron su vida en un acto de amor incondicional a la transformación de la realidad y los masacraron a todos. Entonces, no es lo mismo entender la política de esa manera que como se entiende ahora de estar metido en algo raro, corrupto, que uno no sabe qué es.

J: ¿Cómo ves los movimientos Latinoamericanos que se están dando ahora?
M: En este momento, en Latinoamérica, tenemos una oportunidad histórica importantísima, pues ahora no solamente se está luchando por sueños, sino que ahora muchos de esos sueños se están logrando concretar en proyectos concretos, tangibles para la gente. Si bien no hay que entender esto como una ingenuidad que hay que creer que hay una suerte de perfección en los proyectos. Con todas las críticas que se puede hacer, se está avanzando. Proyectos como el venezolano, tan atacado mediáticamente y que pese a eso está saliendo adelante, proyectos como el Boliviano, también argentina ha tenido su progreso con distinta característica pero también se están viendo cambios. Creo que un punto el neoliberalismo se agoto porque el ser humano también tiene como un instinto de supervivencia que aunque no se note de alguna manera tiene que contrarrestar. El neoliberalismo es prácticamente una delcaracion de extinción del ser humano de alguna manera si lo lleva a sus últimas consecuencias. Los cambios se dan porque los pueblos porque hay una demanda hay una necesidad que los pueblos cambien. Y los líderes son emergentes de eso de alguna manera. O son aquellos que logran cristalizar el sentir de una época, de un pueblo o un país. Digo esto porque sino pareciera que los proyectos son comandados por tales lideres que son los productores de los cambios y en realidad no es así. Latinoamérica requiere nuestra participación contundentemente y sin vacilar. No digo no vacilar en cuanto a la postura política que uno tenga pero si en tanto que es un momento en donde realmente vale la pena meterse, comprometerse y participar. Porque además justamente por no caer en una suerte de arco iris en que la realidad esta cambiando, hay nuevos proyectos pero también estos nuevos proyectos corren riesgos porque el neoliberalismo todavía existe, el imperio todavía existe y no solamente existe sino que está preocupado, esta queriendo desestabilizar esto, como lo hace en Venezuela, como lo hace de mil maneras, económicamente, mediaticamente, entonces requiere de nuestra participación, de nuestro compromiso. Nosotros tenemos que evitar eso, nosotros los pueblos. En este momento, es donde Latinoamérica se pone a prueba me parece a mi y toda la gente que durante tanto tiempo habla y habla, critica y plantea la posibilidad de una transformación, bueno, ahora estamos en un buen momento para que esto se de

J: Tú has visto la reacción de nuestra prensa cuando alguien apoya a Chávez. ¿Cómo es en Argentina?
M: Aquí lo que noté es que prácticamente a Chávez le faltan 2 cuernos para ser el demonio. Satanás es poco. Hay una campaña mediática para satanizar a Chávez impresionantemente ridícula. Se ve que además no le deben dar mucho espacio porque además el es una persona tan encantadora que es un poco complicado verlo como el demonio. Creo que Evo tiene mucho más aceptación y creo que eso también responde a características propias de la personalidad. Evo tiene una personalidad mucho más indígena que Chávez y eso es algo que la gente siente una identificación, creo, mucho más fuerte, mas allá de los medios. Y Chávez tiene una personalidad para afuera mucho más extrovertida, más de rasgos de países que tienen mas presencia afro. Evidentemente el gobierno debe tener mucho miedo de que una figura como Chávez se difunda, porque acá no es un problema de la postura política: es un problema de la negación de la información, el bloqueo absoluto de la información y la falsificación de la información. Si por lo menos los datos objetivos de la realidad venezolana trascendieran, sería una manera de desenmascarar toda la mentira mediática. Pero además uno también puede atar cabos. El 80% de los medios es opositor, e inclusive insultando al gobierno desde los medios y las radios. Eso debería ser uno de los temas numero uno en las agendas de las cumbres y los foros: como contrarrestar el bloqueo de información. Una buena iniciativa de eso es Telesur, que debería difundirse a través de los canales de aire porque la idea de Telesur es que le llegue a la gente más masiva y no cable que lo ve la gente que seguramente Telesur no le va a modificar mucho su postura.

J: ¿Uds estuvieron en Venezuela, en le FSM, cantando y apoyando a Chávez?

M: A Chávez no, apoyando al proyecto venezolano. Es importante aclarar eso porque cuando uno va a Venezuela el gran descubrimiento es eso, el nivel de politización que llego a los barrios ver como ahí hay un proyecto en el cual por primera vez o después de mucho tiempo la gente se siente incluida, se siente participando en donde barrios marginales donde a lo mejor la vida no tenia ningún horizonte ahora se sienten que están trabajando por su futuro, por sus hijos y no están a la deriva. Cuando uno va a Venezuela la figura de Chávez queda mucho mas en segundo plano. Si uno se pone a analizar datos objetivos de la realidad es uno de los gobiernos que más reafirmaciones ha tenido, más referendums, más reelecciones, más transparente con enviados en todo tipo de controles para ver las elecciones. Y aunque le cueste a la derecha reconocer que el tipo gana y que el tipo es popular. El último referéndum lo perdió, lo aceptó, que más prueba democrática. Creo que Venezuela es uno de los ejemplos de mayor transparencia democrática que tenemos en Latinoamérica. De hecho, le hecho de tener el 80% de los medios de comunicación atacando y asediando constantemente y permitiendo eso y que eso este es una de las pruebas más contundentes de la democracia venezolana.

J: A Uds. les cortaron el sonido en un bar antichavista

M: Sí, exacto. Fuimos a un evento después del golpe y bueno nos presentamos al evento que asistimos y en paralelo nos invitaron a cantar en un bar y fuimos. Era un año después del golpe, un año de mucha polarización, y bueno, nosotras fuimos al bar y cantamos. En un momento yo dije que por qué estábamos allí y que qué estábamos apoyando y en ese momento nos cortaron el sonido. Y entonces la mitad del sonido se puso a pifiarnos y la otra mitad nos defendía. Se armó tremendo lío. Por suerte salimos ilesas.

J: En vez de quedarse en Argentina, Uds han estado recorriendo bastante los países latinoamericanos…

M: Nosotras hace varios años empezamos a viajar porque se empezó a dar invitaciones para participar en eventos, en festivales musicales. Fuimos a Brasil, a Cuba, a Venezuela, México, a Ecuador, República Dominicana, Perú, antes habíamos ido a Chile. Yo me siento muy afortunada de conocer otros lugares, otras culturas y hacerlo de esta manera, haciendo lo que me gusta y esta mezcla de militancia y militancia junta y teniendo esta posibilidad de llevar. Tenemos un contacto con la gente muy lindo siempre. Y para mi eso es una de las cosas mas lindas que me pasa cuando viajo: conocer gente que se supone tan lejana y sentirme tan cerca de la gente y sentir que pese a las diferencias de cada lugar hay algo en común que a través de la música se puede como canalizar esas cosas en común que tenemos todos, sobretodo en Latinoamérica y esta época que estamos viviendo. Y bueno aprovechar ese espacio que nosotras tenemos para, habiendo tenido la posibilidad de conocer distintos lugares, llevar información más que todo, contar. Estuvimos en Venezuela y vimos lo que vimos, uno queda con la responsabilidad de transmitirlo en otros lugares ya que los medios de comunicación nos bloquean la información, bueno tenemos esta otra herramienta, la herramienta de comunicarnos entre los pueblos, que es la música.

J: Uds han dedicado una canción contra Bush… ¿qué representa para Uds él en este contexto latinoamericano?
M: Si hubiese un Satanás… Bush me parece una marioneta que por un lado uno podría ridiculizarlo porque por un lado es un sujeto que es un mamarracho. Por el otro lado, se ha convertido en el sujeto más peligroso, el terrorista numero 1 del planeta. Obviamente, creo que muy poco de la política norteamericana está decidida por ese mamarracho, sino está más allá de él. Yo creo que el hecho de las características y la personalidad que tiene este hombre que lo hace tan odiable es algo que beneficia a la causa. Es cuestión de piel, es un mamarracho. Creo que, la canción no habla tampoco de él, en el estribillo solamente dice “la sonrisa mas macabra, la sonrisa nociva, la sonrisa de George Bush, un genocida” por esa mueca que tiene el tipo siempre, como esa risa burlona, cínica, que representa mucho la política de ese país. Si uno tuviese que hacer un llamamiento no sería tanto a un político que no tiene, más bien es un llamamiento al pueblo norteamericano que son los que deberían y los creo únicos capaces de transformar un poco la política genocida que tiene ese país hacia el mundo. El gobierno está porque el pueblo lo avala, sino no estaría y eso es una regla en cualquier parte del mundo. Por eso digo, nadie esta exento de la responsabilidad histórica, desde que uno nace es responsable. Y los norteamericanos, bueno es también complejo de analizar. Están bombardeados 24 horas con ignorancia. Son gente muy ignorante realmente, de preguntar si Argentina queda en África. Creo que ese sistema se sostiene también de mantener a la gente tan desinformada pero eso no les quita responsabilidad y no los justifica en lo mas mínimo. Yo siempre pongo el ejemplo que en argentina, sin poner a argentina como ejemplo de la revolución ni mucho menos, pero en Argentina sacamos un presidente. La gente salió a la calle y al día siguiente se tuvo que ir. Creo en el instinto de supervivencia del ser humano. Yo no tengo un pensamiento muy pesimista, ni muy escéptico. Creo que de alguna manera, pese a las grandes catástrofes que genera el ser humano, el instinto de supervivencia tiene que primar porque sino las especie humana desaparecería. El neoliberalismo es la negación de la especie humana. Por eso apelo a que desde las entrañas mismas de la bestia también surja la transformación y el antídoto, sobretodo de los jóvenes. Porque los viejos conservadores ya están demasiado incambiables.

J: En el caso de Argentina que es un país fanático del rocknroll más que de otros géneros, ¿qué tan fácil es tener acogida con el hip hop?
M: Puntualmente, como género la inserción del género en los medios de comunicación no es nada fácil. Porque como tú dices los medios están básicamente acaparados por el rock y otro género con el que simpatizo más, que es la cumbia. Creo que Argentina es uno de los países donde hay menos hip hop en el mundo. Pasa mucho en el rap que la gente al principio rapeaba con una entonación que no sonaba del lugar de donde uno es. Nosotras siempre hablamos con códigos muy argentinos y sobretodo con las letras, creo que por eso tuvo acogida. Además, creo que cuando algo es de calidad, trasciende independientemente del género musical. No hay mucho rap en las radios. Eso sí lo lamento mucho, no solo con el rap, sino también con la música de raíces africanas, el soul, la salsa, reggae, dance hall. En ese sentido a veces me siento un sapo de otro pozo.

J: ¿Qué opinas de la piratería?
M: Desde el momento que Internet operó en nuestras vidas y empezó el tema de bajarse música, creo que hubo una especie de revolución. Por un lado, logró una democratización del acceso a la música muy bueno para mí. Sin con esto desmerecer el trabajo del músico. Creo que con eso se empezó a revalorar mucho más la parte de los shows de los músicos. Yo me acuerdo que cuando empecé a escuchar rap tenia que pedir un disco que me lo encargaban de otro lugar, me lo traían, me lo grababan a un cassette, me lo vendían y ahora con Internet uno puede escuchar música de cualquier continente, del lugar mas recóndito del planeta y eso me parece buenísimo.

J: ¿Cómo fue el encuentro con María Marta Serralina?
M: Primero, no fue por ella el nombre. María Marta estaba en las letras al principio pero mucha gente lo empezó a asociar con María Marta Serralima, famosa por ser gordita, además de una gran cantante. En Argentina hay un modelo de mujer muy escuálida, de hecho había problemas de anorexia muy fuerte. Y bueno, para responder a eso, reivindicar a una gorda nos pareció genial. Los modelos estéticos que nos imponen son parte de todo un esquema de pensamiento. Justamente lo que decía al principio: el neoliberalismo también trajo consigo la reivindicación de una estetica. Nos impuso sobretodo con el tema de la latinidad. Es como que hay dos modelos de ser latino. Por un lado, el modelo latino que nos venden en Norteamérica, que es el latino “sexy lover”, el latino caliente, el latino del reggaetón trucho tipo Ricky Martin o el latino que desde este lado estamos reivindicando nosotros que es el latino original, con sus rasgos muy hermosos indígenas, sin renegar de las nuevas tendencias culturales tambien. Sobretodo con el transfondo social y politico que tiene que ver con un latinoamericano que se comprometa con esta nueva posibilidad histórica que tenemos de transformar la realidad, no sólo por el romanticismo de decir “por un mundo mejor”, sino por el mundo que nos corresponde y que es nuestra responsabilidad reclamarlo y recuperarlo.

Anuncios